Navegando por la mente: Psicoterror laboral

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Navegando por la mente: Psicoterror laboral

Mensaje  El burro el Dom Mayo 26, 2013 11:57 am



Cuando el ambiente en el trabajo se vuelve una pesadilla diaria insoportable, puede convertirse en una situación problemática, llegando a desembocar en lo que llamamos mobbing o acoso laboral. Hay que tener en cuenta que no todo problema laboral con el jefe o compañeros es mobbing.

La palabra mobbing fue acuñada por el psicólogo alemán Heinz Leymann, que en 1986 describió en un libro las consecuencias que sufrían las personas expuestas a un comportamiento hostil y prolongado en el tiempo por parte de sus compañeros de trabajo. Por lo tanto, diremos que el acoso en el trabajo se produce cuando una o un grupo de personas producen miedo o terror en un trabajador o trabajadores en su puesto laboral. Esta persona o grupo de personas reciben una violencia psicológica injustificada a través de actos negativos y hostiles que se produce de forma sistemática y durante un tiempo prolongado.

Si empezamos a notar críticas, humillaciones, amenazas de despido, etc., debemos estar alerta. En 1996, Zapf, Knorz y Kulla, agruparon por factores una serie de conductas típicas del mobbing, que han servido como base para su estudio. Algunas de ellas son: ataques a la víctima con medidas organizacionales (cambio ubicación, juzgar el desempeño de una tarea, cuestionarla, asignar tareas sin sentido e inadecuadas…); ataques a las relaciones sociales de la víctima con aislamiento social (restringir a los compañeros la posibilidad de hablar con una persona, criticar, humillar e ignorar a esta persona,…); ataques a la vida privada de la víctima (a sus actitudes, a sus creencias, etc.); agresiones verbales y rumores contra ella, e incluso violencia física.

En el perfil del acosador, nos encontramos con características como el narcisismo, la envidia, la necesidad de control, la inseguridad, el oportunismo, la falta de transparencia... Tienen rasgos de verdaderos psicópatas: les falta capacidad de empatía y de compasión, tienen carencias emocionales y muestran una falta de respeto, de consideración y de compresión.

En relación al perfil de la víctima, nos encontramos a personas con elevado sentido de la ética que mantienen una postura en contra de las situaciones injustas, propias o del entorno.

Generalmente, son buenos trabajadores, muy competentes en su profesión, muy formales y con muchas ganas de progresar. Este tipo de trabajadores despierta celos profesionales y envidias, y los acosadores tratan de desestabilizarlos para que abandonen su puesto de trabajo. Por lo tanto, si el acosador observa que la víctima da síntomas de desesperación, insistirá en su estrategia de acoso y derribo con mayor intensidad, ya que los resultados les indican que están consiguiendo su propósito. Por eso, es muy importante detectar y asesorarse sobre esta situación, ya que el trabajador agredido tiene derecho a ejercer acciones legales para defender sus derechos.

Se ha constatado que el acoso laboral afecta a:
- Nivel psicológico: produce al principio preocupación, episodios de ansiedad y incluso depresión con crisis de pánico al pensar en el trabajo, y finalmente puede desembocar en un verdadero trastorno post-traumático.
- Nivel biológico: pérdida de apetito y de peso, mayor vulnerabilidad ante las enfermedades tal como gripe o asma, dolores de cabeza y de espalda, insomnio, disminución de la libido, etc.
- Nivel laboral: con caída del rendimiento, mayor absentismo y bajas, incremento de los accidentes en el trabajo, deseos de dejar voluntariamente la empresa lo que ocurre en un 50% de los casos.
- Nivel social: repercusiones negativas en la vida en pareja y familiar, menos contactos sociales con los amigos, etc.

La incidencia poblacional del acoso laboral se calcula que se encuentra entre el 10 y el 15% del total de los trabajadores en activo, por lo tanto está presente más de lo que se piensa. El miedo de la víctima a perder el puesto de trabajo, a las represalias contra ella o sufrir más acoso, son los principales motivos por los cuales el acosado no se atreve a denunciar. Hay que pensar que más vale buscar nuevas metas laborales aunque produzca sensación de inestabilidad económica antes que tener que soportar la humillación en el trabajo.

Más info en:
http://www.symbolpsicologia.com/
avatar
El burro
Admin

Cantidad de envíos : 2420
Fecha de inscripción : 17/11/2008

Ver perfil de usuario http://www.ceroizquierdo.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.